Cómo hacer gelatina correctamente

En los supermercados encontrarás diferentes tipos de gelatina así como gelatinas de diferentes sabores de frutas.

En la repostería, la más utilizada es la gelatina neutra o sin sabor, tanto en láminas como en polvo para preparar diversas recetas de dulces y postres.

Descubre cómo usar la gelatina correctamente en tus postres y dulces preferidos.

Preparación de la receta

Tiempo de preparación

5 min

Tiempo de cocción

2 min

Cocina

Básica

Ingredientes

Cómo preparar gelatina en láminas o hojas}

  • Gelatina en láminas o hojas

Cómo preparar gelatina en polvo}

  • Gelatina en polvo

Instrucciones

  1. Tienes que hidratarla. Para hidratarla, deja las láminas de gelatina en remojo en agua fría durante 5 minutos.
  2. Retira las hojas de gelatina hidratadas del agua y escúrrelas bien.
  3. Diluye las láminas de gelatina hidratadas a baño maría o en un líquido caliente que vayas a utilizar luego en tu receta.

¿Cómo usar la gelatina?

La forma como debes usar la gelatina en tus postres dependerá de qué tipo de gelatina quieras emplear, es decir, si se trata de gelatina en láminas o en polvo. Sin embargo, es importante que no dejes la gelatina hervir, porque sino la gelatina perderá su poder de gelificación.

Las anteriores instrucciones son para preparar gelatina en láminas o hojas. Si quieres hacer gelatina en polvo, lee atentamente las siguientes indicaciones.

  1. Hidrata la gelatina en 5 cucharadas de agua fría (la cantidad de agua puede variar según las instrucciones del fabricante).
  2. Mezclalo bien.
  3. Calienta la mezcla en baño maría hasta que la gelatina se haya disuelto por completo.
  4. Cuando la gelatina esté líquida y homogénea, puedes usarla e incorporarla en tu receta.

¿Por qué hay que hidratar la gelatina?

Es necesario hidratar la gelatina antes de usarla para que se disuelva correctamente y no se formen grumos.

¿Dónde usar la gelatina?

Puedes usar la gelatina en diversos postres. Una forma sana y sin azúcares añadidos, es hacer gelatina con frutas frescas, por ejemplo gelatina natural de naranja. Existen muchas recetas de gelatinas con frutas. Pero algunas frutas cuando están crudas no son compatibles con la gelatina.

Estas frutas contienen una enzima, la bromelina, que disuelve la gelatina, haciendo que ésta pierda su poder de gelificar. Ese es el caso de frutas como la piña, el kiwi, el higo o la papaya. Si quieres utilizar alguna de estas frutas en un postre con gelatina, cocina un poco la fruta para destruir esta enzima antes de incorporarla en la gelatina.